Según la PFA, Chocobar disparó al piso y la bala rebotó hacia Kukok

Este estudio, elaborado por la fuerza conducida por la ministra Bullrich, favorece al policía de Avellaneda, procesado por exceso de legítima defensa por matar a un ladrón en el barrio de La Boca.

Un nuevo peritaje elaborado por expertos de la Policía Federal Argentina (PFA) reveló que la bala que disparó el policía comunal Luis Chocobar y mató al ladrón que había asaltado y apuñalado a un turista en La Boca (Comuna 4) en diciembre de 2017, primero rebotó en el asfalto.

Según este estudio elaborado por la Dirección General de Criminalística de la PFA, que depende de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich -férrea defensora junto al presidente Mauricio Macri de accionar del agente-, Chocobar disparó hacia el piso cuando perseguía a Juan Pablo Kukok, de 18 años, en La Boca.

De acuerdo a la pericia, Kukoc recibió dos impactos, uno de ellos, “horizontal”, en el muslo izquierdo, que le fracturó el fémur y lo hizo caer, y el restante, el mortal, en la zona de la baja espalda, expone Infobae.

“Respecto al disparo que recibiera la víctima en región posterior del flanco derecho, y considerando el resultado de las pruebas realizadas, se informa que el mismo resulta compatible con el originado por un proyectil que ha sufrido una desviación de trayectoria por rebote”, consignó el informe.

Los expertos agregaron que “el proyectil hallado y extraído del cuerpo del señor Kukoc traía al momento de su ingreso al organismo una alteración del movimiento giroscópico y una importante disminución de su energía cinética”, que “no produjo orificio de salida” y “pese a haber impactado en estructuras óseas del cuerpo de la víctima, quedó alojado detrás del apéndice”.

La clave para establecer que la bala había sufrido un rebote antes de ingresar al cuerpo de Kukoc estuvo en el “análisis de las deformaciones y marcas que presentaba el proyectil que fuera extraído quirúrgicamente en vida al Sr. Juan Pablo Kukoc no resulta compatible con el impacto directo sobre el cuerpo, sino al impacto sobre una superficie ajena a éste, en forma previa, lateralizada y de una dureza considerable”, afirmaron los peritos.

La bala calibre 9 milímetros fue analizada en un microscopio de barrido electrónico del Centro Atómico Constituyentes ubicado en el partido bonaerense de San Martín y que depende de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA).

“Se detectó presencia de silicatos incrustados en diversos sectores del proyectil. Esta presencia sería indicativa de un rebote sobre una superficie que contenga dichos elementos, los cuales son compuestos presentes en los componentes de la banda de rodamiento de las calzadas de circulación vehicular, tal como las del caso que nos ocupa”, escribieron los expertos.

El peritaje -que tuvo en cuenta en análisis cuadro por cuadro de los videos del hecho, la reconstrucción del hecho y hasta las pericias en laboratorio a las ropas de Kukoc-, también concluyó que “la carencia de elementos de los residuos de la deflagración de la pólvora en las prendas peritadas” permitió determinar que Chocobar no tiró a quemarropa sino a una distancia “superior a 100 centímetros”.