“Si el botón hubiera funcionado, Carla Soggiu estaría viva”, dijo el abogado de la familia

Juan Manuel Dragani dijo que falta reconstruir cómo la joven llegó hasta el Riachuelo.

El abogado de la familia de Carla Soggiu, Juan Manuel Dragani, dijo que hubo fallos en el botón antipánico y que eso dificultó encontrarla. Agregó que falta reconstruir cómo llegó a la ribera del Riachuelo y que no se sabe dónde está su cartera y su celular.

El letrado advirtió: “Si el botón hubiera funcionado correctamente, Carla estaría viva”. Agregó en diálogo con El Destape: “La causa tiene tres aristas: la primera es el brutal ataque del marido Nicolás Fuentes, el 26 de diciembre cuando fue maniatada, golpeada y violada, este hombre fue detenido el 27 de diciembre, ese día Carla empezó referir cefalea producto de los golpes recibidos ya que tenía una válvula de una hidrocefalia. Ella desaparece el 15 de enero, ese día, activa el botón antipánico allá por las 20.07 y efectúa tres llamados que entre el primero y el ultimo transcurrió una hora y media”.

“La policía la va a buscar a un lugar erróneo, a la casa de los padres donde no era el lugar donde se había activado. Hubo una charla con la persona que atiende el llamado y quien le pide que se incorpore, que se acerque a un lugar cuando es la Policía la que se tiene que acercar a la víctima, hubo un segundo y un tercer llamado”, agregó.

“La empresa que se encargaba del mantenimiento era Coradir y su contrato finalizó el 31 de diciembre y a partir del 1 de enero, se firmó un nuevo contrato con Soflex. Carla tuvo la mala suerte de desaparecer entre que queda desafectada una empresa y empieza la concesión de otra. El botón no funcionó y ella hizo todo lo que tenía que hacer de manual. Esa es la única realidad”, expuso.

Afirmó que se presentaron como parte querellante de la causa y el fiscal a cargo, Troncoso “pidió los contratos” de ambas empresas.

Aseveró que “si la geolocalización hubiera funcionado correctamente, la hubieran ubicado a los tres minutos que llamó” y marcó que “hubo una falla de transición de una empresa a otra”.

Carla Soggiu, de 28 años y madre de dos hijos, era buscada desde el 15 de enero, cuando se la vio por última vez en el barrio porteño de Nueva Pompeya (Comuna 4). Apareció su cuerpo en el Riachuelo el día 19. La autopista luego determinó que la joven murió ahogada el mismo día en que se perdió su paradero.

La joven tenía el botón antipánico desde el 26 de diciembre de 2018, luego de que su expareja, identificado como Nicolás Fuentes, violara una restricción perimetral y abusara de ella tras someterla a golpes. El hombre está detenido en el penal de Marcos Paz.