Solicitan una Comisión Investigadora por la sustancia cancerígena en vagones de subte

Es para analizar las responsabilidades ante la compra de formaciones con esta sustancia cancerígena.

Legisladores porteños de la bancada Unidad Ciudadana promueven la creación de una Comisión Especial Investigadora sobre la presencia de asbesto en vagones de subte. Se encargará del “análisis, evaluación de riesgo y deslinde de responsabilidades derivadas de la adquisición de formaciones con asbesto para el subte”.

La Comisión recibirá informes, documentos, antecedentes y todo “otro elemento que se estime útil, a cualquier organismo público o persona física o jurídica, pública o privada”.

La Comisión Especial investigadora concluirá su tarea con un Informe Final que deberá ser producido en un plazo no mayor a cuatro meses desde su conformación para establecer las responsabilidades pertinentes.

Los legisladores hacen recordar que en los vehículos CAF 5000, comprados por Ciudad al Metro de Madrid, fue encontrado amianto en marzo de este año. No descartan que la muerte de un operario de subtes esté relacionada con la presencia del material perjudicial para la salud.

“En virtud de los acontecimientos ocurridos en España con la muerte de un trabajador del aérea de mantenimiento del Metro de Madrid a causa de asbestosis y con la aparición de 2 casos más de empleados afectados, la Inspección de Trabajo ha propuesto una sanción a Metro Madrid valorada en 191.000 euros por considerar que la compañía no tomó medidas suficientes para evitar los riesgos de exposición al amianto de sus trabajadores”, alertan los legisladores.

Ante un pedido de información pública, la empresa Subterráneos de Buenos Aires (SBASE) dijo que “no existen riesgos para los usuarios”, y por otro afirma que “todas las formaciones CAF 5000 fueron retirados de circulación y mantenimiento preventivamente”.

Los legisladores refutaron: “La única medida adoptada por SBASE fue el retiro preventivo de los vagones, sin indicar la realización de ninguna inspección o auditoría, evidenciando, cuanto menos, una clara negligencia en el uso de sus facultades y obligaciones”.

En marzo, cuando se conoció la presencia de amianto en las unidades, los metrodelegados hicieron varias jornadas de protesta para visibilizar la situación riesgosa. Ciudad los convocó luego a una mesa de trabajo, pero no se concretaron reuniones o acciones conjuntas.