Tras el desalojo de exconscriptos, Rodríguez Larreta recorrió la puesta en valor de la Plaza de Mayo

La reforma en este histórico espacio verde también incluyó una polémica con las Madres de Plaza de Mayo.

La reforma en este histórico espacio verde también incluyó una polémica con las Madres de Plaza de Mayo.

Este lunes por la mañana el jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, visitó la obra de puesta en valor de la Plaza de Mayo. Fuentes oficiales esperan que terminen los trabajos el primer semestre del año. Hay un presupuesto oficial de $43.792.575.

Junto al mandatario porteño estuvieron el jefe de Gabinete de Ministros, Felipe Miguel; el ministro de Ambiente y Espacio Público, Eduardo Macchiavelli; y el secretario de Seguridad, Marcelo D’Alessandro.

La reparación de este histórico espacio verde estuvo en el debate público en las últimas jornadas por dos hechos destacados. El más reciente ocurrió el viernes pasado. Efectivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires y del Ministerio de Ambiente y Espacio Público levantaron el campamento que 2008 mantenían exconscriptos de la agrupación TOAS, que reclaman ser reconocidos como combatientes continentales durante la Guerra de Malvinas.

Julio Fraboschi, presidente de TOAS, le dijo a Perfil que lo que ocurrió el viernes “fue sorpresivo”: “Yo venía hablando con el subsecretario de Administración General y Uso del Espacio Público porteño, Juan Pablo Limodio. Me reuní con él hace un mes y me dijo que hasta mediados de febrero no había inconvenientes con el acampe; que íbamos a tener tiempo y que el cuadrante nuestro no lo iban a tocar. Ayer me dijo que hasta a él mismo lo sorprendió la disposición”.

Luego, por la reposición de baldosas hubo que remover los 32 Pañuelos de las Madres de Plaza de Mayo que están pintados en círculo alrededor de la Pirámide. Las Madres pidieron conservar las baldosas, que serán conservados en varias instituciones de derechos humanos.

Este gesto operativo fue leído en clave política por Hebe de Bonafini, presidenta de las Madres de Plaza de Mayo: “El Gobierno nacional quiere borrar la historia y nosotros no tenemos que dejar que la borren”.

El 10 de marzo de 2005 se sancionó la Ley N°1.653, cuyo único artículo expone: “La Legislatura de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires declara “Sitio Histórico” al área que rodea a la Pirámide de Mayo, espacio en el cual se encuentran pintados los pañuelos que identifican a las Madres de Plaza de Mayo”.

Según fuentes oficiales, con la reforma vigente “se apunta a recuperar el espíritu y esplendor de la zona, a la vez de mejorar la calidad de vida de los vecinos ofreciéndoles un espacio público más amigable y transitable. También destacar su patrimonio cultural, para que los vecinos disfruten de los atractivos que brinda el espacio público y porque poner en valor estos lugares emblemáticos para los argentinos es una forma de mantener viva nuestra historia”.

“Esta plaza es uno de los puntos de encuentro más emblemáticos de la Argentina, es la plaza más antigua e importante de la Ciudad, que nos vio crecer como país y que habla por nosotros al mundo entero”, destacó Eduardo Macchiavelli.

Obtenga actualizaciones en tiempo real en su dispositivo, suscríbase ahora.

error: