Tras salvar el Gran Rivadavia, el Cinemóvil Floresta vuelve con sus funciones gratuitas

Lo hicieron para pedir la reapertura de la histórica sala. Ahora, las hacen el último viernes de cada mes en el centro cultural TER.

Este viernes se hará la segunda proyección del año del Cinemóvil Floresta, una iniciativa que vecinos y artistas emplearon para luchar por la reapertura del Cine y Teatro Gran Rivadavia (Rivadavia 8636), lograda en 2015. Con el objetivo cumplido, continúan las funciones de películas nacionales, esta vez en espacio cultural TER (Rivadavia 8535, Vélez Sarsfield, Comuna 10).

“Las proyecciones las hacemos el último viernes de cada mes. Esta vez vamos a ver El Patrón. Arrancamos a las 20.30. Ahora estamos adentro, pero con el calor lo hacemos en la terraza del centro cultural”, dice a Pura Ciudad Gabriel De Bella, docente y coordinador del Cinemóvil Floresta, que al comienzo se llamó Cine a la Luz de la Luna.

El Gran Rivadavia fue inaugurado el 12 de mayo de 1949. El edificio fue hecho por el arquitecto del Obelisco porteño, Alberto Prebisch. Tuvo sus épocas de esplendor con figuras de renombre como Mercedes Sosa, China Zorilla, Osvaldo Pugliese, Charly García, Leon Gieco. En 2004 cerró sus puertas. Desde entonces los vecinos hicieron distintas acciones para pedir la reapertura.

En 2010 la Legislatura porteña votó la protección cautelar del inmueble (no se podía demoler) y al año lo declaró Sitio de Interés Cultural.

Las proyecciones en la puerta de la sala y en la Plaza Vélez Sarsfield (avenida Avellaneda y Bahía Blanca), muchas veces con los actores de las películas, lograron dar visibilidad a la situación.

“Floresta es muy cholula”, bromea De Bella y recuerda que en marzo de 2009 se proyectó El secreto de sus ojos para más de 500 vecinos en la puerta del Gran Rivadavia. Asistió el actor Mario Alarcón. “Tuvo mucha repercusión. Sirvió para volver a poner en agenda la lucha por el cine del barrio”, dice Gabriel.

Hace tres años el Gran Rivadavia cuenta con grilla propia. Volvió al ruedo de la mano de la empresa Teatro Gran Rivadavia SA. El 22 de abril de 2015 fue la fecha del regreso definitivo. Hubo un show gratuito de tango de Mora Godoy. Más tarde la sala firmó un acuerdo con el Instituto de Cine y Artes Audiovisuales Argentino (INCAA).

Sin embargo, las proyecciones frente al Gran Rivadavia o en la Plaza Vélez Sarsfield quedaron en la memoria de los vecinos que pasaban sus tardes a puro séptimo arte. “La primera vez nos cortaron la luz en la plaza, pero con el tiempo se institucionalizó. Ahora nos cruzaban en la calle y preguntaban cuándo volvíamos a hacerlo, por eso ahora es una alegría hacerlo, generar un lugar para el encuentro”, afirma De Bella.

No sólo en los vecinos quedó la memoria de las proyecciones callejeras. “En otros países estudian la experiencia que hicimos en Floresta de proyectar en el espacio público para reclamar por los cines de barrio. En los pueblos de España hay cines que se recuperan como se hizo en Floresta. También el Cinema América de Roma está en una situación similar. Lo supe a través de colegas y fue movilizador saber que era tan llamativa la proyección de películas como forma de reclamo”.

Con este nuevo formato, el Cinemóvil busca crecer en concurrencia. “Queremos invitar actores, mantener un feedback entre vecinos y actores para debatir las películas del cine nacional”, concluye De Bella.