Tres consorcios presentaron ofertas para operar el subte por hasta 15 años

Este martes se hizo el acto de apertura de ofertas en la sede de SBASE. Hay firmas de Francia y la actual concesionaria, Metrovías, también aspira a operar el servicio público porteño.

Hay tres consorcios que presentaron ofertas en la licitación pública internacional para operar el subte de la Ciudad de Buenos Aires desde 2019. Se trata de RATP Dev Argentina SA; Keolis SA/Helport SA; y Metrovías SA/Benito Roggio Transporte SA. Este martes se hizo la apertura de sobres técnicos, con sus propuestas, en la sede de Subterráneos de Buenos Aires SE (SBASE).

Keolis es el grupo de transporte francés más grande del sector privado. Opera ferrocarriles de pasajeros, tranvías, redes de autobuses, funiculares, trolebuses y servicios aeroportuarios.

RATP Dev también es francesa. Opera en America, Europa, África, Medio Oriente y Oceanía. Trabaja en subtes, trenes y hasta en transporte de montaña.

Helport es una empresa de Corporación América dedicada a la construcción y el mantenimiento de obra pública y del transporte.

Metrovías cuenta con la empresa Siemens como “subcontratista”.

En adelante, SBASE evaluará detalles referidos a asuntos legales, técnicos y económicos para elegir la mejor oferta. Participarán en el proceso funcionarios y representantes del Ministerio de Economía y Finanzas, encabezado por Martín Mura, y del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, a cargo de Franco Moccia.

También darán asesoramiento el Metro de Barcelona y de la Cátedra de Transporte de la Universidad de San Martín (UNSAM).

La actual empresa concesionaria Metrovías opera el subte porteño desde 1994. Por una ley de la Legislatura capitalina estará hasta diciembre de 2018. El consorcio elegido operará el subte porteño por 12 años, con la chance de renovar otros tres años.

Quien demuestre la capacidad técnica deberá tener al menos 45% de participación en el holding y no podrá salirse del negocio sin aval de SBASE. Todo costo de producción deberá ser asumido por el operador, quien por el contrario tendrá más facilidades para actualizar su canon, por ejemplo, por inflación, a través de un sistema de “redeterminaciones.

El nuevo concesionario tendrá la obligación de absorber al personal en relación de dependencia pero no a los cargos gerenciales.