Trotta sobre el positivo en una escuela de Barracas: “Hay que preguntarle a la Ciudad qué pasa ahora”

El ministro de Educación de la Nación dijo que “la Ciudad no está habilitada para dar clases, por eso están haciendo actividades no escolares”.

El ministro de Educación de la Nación, Nicolás Trotta, habló sobre el caso positivo de Covid-19 en un auxiliar de limpieza de la Escuela Técnica 15 del barrio de Barracas (Comuna 4). “Hay que preguntarle al gobierno de la Ciudad qué pasa ahora con el colegio donde hubo un caso positivo”, dijo el funcionario.

Recordó: “La Ciudad no está habilitada para dar clases, por eso están haciendo actividades no escolares”. “Le notificamos a la Ciudad que tenemos las 6500 computadoras para entregarles pero todavía no nos respondieron. Un 1% de los estudiantes están con clases presenciales”, dijo ante Futurock.

El ministro de salud porteño, Fernán Quirós, dijo este viernes que el caso positivo de coronavirus en un trabajador de limpieza había sido detectado en los testeos previos al inicio del proceso de revinculación de los alumnos, que fue suspendido a partir de la detección del caso.

Lo había informado este medio el jueves por la noche, al hablar con un docente y delegado gremial de la escuela de Barracas.

Contó: “Nos enteramos a través de la notificación de la conducción del caso positivo detectado en lo que es la planta de auxiliares. Esto fue el martes a la noche. La escuela estaba iniciando el proceso que propone la Ciudad con actividades presenciales, que iban a arrancar el miércoles. Esta situación dejó en suspenso el intento de apertura para las actividades escolares presenciales”.

“Sentimos que es una desgracia el hecho de tener un compañero infectado, pero es un alivio que esto haya pasado antes de iniciar las actividades. Si pasaba una semana después era más riesgoso porque ya iban a estar los estudiantes, iba a haber más gente expuesta”.

“Más allá de los protocolos, esta situación de las actividades presenciales (que no son clases y no se dan contenidos) nos genera el miedo por posibles contagios y rechazamos esta medida. Nos gustaría volver a la escuela porque la extrañamos, pero no en estas condiciones. Se nos pide un esfuerzo para algo que no está claro para qué servirá. Con las clases virtuales se construyó en estos meses un ritmo de trabajo interesante con los estudiantes y ahora se ve interrumpido por la llegada de las actividades escolares”, concluye.