Un detenido de 23 años por el policía porteño baleado en Villa Lugano

El oficial, que intentó impedir un robó, se encuentra compensado.

Un joven de 23 años quedó detenido como sospechoso de haber participado en el tiroteo en el que anoche un efectivo de la Policía de la Ciudad recibió dos balazos, uno en la columna y otro en el cuello, heridas de las que esta mañana “evolucionaba favorablemente”, informaron fuentes de la fuerza.

El imputado -su identidad se mantiene en reserva-, está domiciliado en el barrio porteño de Mataderos y cuenta con antecedentes penales, según señalaron los voceros.

“Estamos evaluando si este joven es uno de los dos delincuentes que anoche cometieron el hecho. Se lo detuvo porque tiene algunas características similares a las descriptas por el oficial baleado”, dijo a Télam una fuente de la investigación.

Además, los voceros explicaron que tanto ese joven de 23 años como otro que lo acompañaba salieron corriendo cuando la brigada de la Unidad de Prevención Barrial les dio la voz de alto para identificarlos y logró detenerlo a él pero no al otro sospechoso.

En cuanto al estado de salud de la víctima, el oficial Juan Caballero, permanecía esta mañana internado en la Unidad Coronaria del Hospital Churruca acompañado por su familia, donde está “compensado”, “respira por sus propios medios ” y “evoluciona favorablemente”, según las fuentes.

Las heridas de bala que sufrió son dos: un proyectil que entró por el cuello, en la zona de la carótida, y salió por la mejilla izquierda, y otro que ingresó en la base de la columna vertebral y salió por el tórax y afectó un pulmón.

Pese a la gravedad de las heridas, Caballero nunca perdió el conocimiento, pudo relatar el hecho a sus colegas e incluso a pesar del balazo en la columna, responde a estímulos en piernas y brazos.

De acuerdo al último parte médico, el efectivo “tiene colocado un tubo de drenaje en el tórax, ya que presentó un hemoneumotorax en el pulmón derecho”, del que evoluciona de manera favorable, ya que actualmente “no presenta sangrado”.

Según las fuentes médicas, Caballero se encuentra en condiciones clínicas para estar en una habitación común, pero por tratarse de un herido por proyectiles de arma de fuego quedará en observación en la Unidad Coronaria.

Un grupo de psicólogos se encuentra asistiendo a los integrantes de la familia ante el trauma vivido, se indicó.

El policía fue baleado ayer en la esquina de las calles Martín Grandoli y José Ignacio Rucci, en inmediaciones del asentamiento Ciudad Oculta, de Villa Lugano.

Voceros de la fuerza informaron a Télam que el oficial, que presta servicio en la Comisaría Vecinal 8 A, vio en un almacén y verdulería a dos jóvenes con barbijo y capucha colocada en actitud sospechosa.

Cuando Caballero se acercó para identificarlo, uno de los delincuentes sacó un arma de fuego y le exigió que le entregara su chaleco antibalas, por lo que el oficial extrajo su arma, empezó a retroceder y comenzó a ser atacado a balazos.

El policía logró retroceder unos 50 metros y refugiarse pero allí notó que estaba herido, que le salía sangre de su rostro y pidió apoyo por radio, mientras que los delincuentes escaparon a la carrera en dirección hacia el barrio Ciudad Oculta.

Según contó esta mañana un vecino al canal TN, hubo al menos “ocho tiros” durante el hecho que terminó con el efectivo herido.

El uniformado primero fue derivado de urgencia al hospital Santojanni del barrio de Liniers, donde lo estabilizaron y esta madrugada fue trasladado en un helicóptero al hospital policial Churruca del barrio porteño de Parque Patricios.

El caso es investigado por el juez Luis Alberto Schlegel, titular del Juzgado Nacional en lo Criminal y Correccional 30, quien dispuso entre otras medidas que las pericias las realice la Policía Federal Argentina, informó la Agencia Télam.