Un grupo de ancianos resiste el desalojo de un geriátrico

Ocurre en el barrio porteño de Flores. Pese a que el lugar tiene sobre sí varias clausuras, se niegan a ser separados.

Un total de dieciséis personas adultas y adultas mayores que viven desde hace años en un geriátrico del barrio porteño de Flores, se negaron hoy a ser separados y trasladados a otras instituciones como había dispuesto la obra social a la que pertenecen.

El geriátrico ‘Renacer’ está ubicado en la avenida San Pedrito al 500 y desde su creación aloja personas mayores con discapacidades físicas e intelectuales.

Sin embargo de un tiempo a esta parte el lugar carga con diferentes clausuras debido a las pésimas condiciones habitacionales que ofrece a sus residentes.

Según detallaron algunos de los habitantes del lugar, el centro de atención tiene paredes humedecidas, plagas diversas y los empleados no cobran sus sueldos desde hace seis meses.

Ante esto en las paredes de la planta baja del lugar se pueden visualizar tres fajas de clausura.

Las personas que habitan el lugar tienen la cobertura de salud “Profe”, la obra social de los beneficiarios de pensiones no contributivas, y firmaron un formulario negándose a ser trasladados en las ambulancias que fueron especialmente a buscarlos para llevarlos a otros establecimientos, alegando querer permanecer en el lugar y no ser “separados” entre sí.

Franca Miranda, la encargada del lugar, contó “se les comunicó a los familiares de los pacientes, pero ellos tampoco querían el traslado, y cuando se los empezó a preparar se pusieron mal, porque no se quieren ir”.

geriatrico renacer puraciudad