Vecinos de la Villa 20 piden avances en la urbanización

El Gobierno porteño tomará deuda para avanzar con la integración socio urbana.

Esta semana se supo que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires pide autorización a la Legislatura porteña para tomar U$S100.000.000 de deuda para urbanizar villas, una de ellas la 20 de Villa Lugano (Comuna 8). Sin embargo, sus vecinos denuncian que el proceso vigente de integración socio urbana es deficiente.

Este viernes, la Mesa Activa por la Reurbanización de Villa 20 emitió este comunicado: “Los pocos metros de obras realizadas por la SSHI (Subsecretaría de Hábitat e Inclusión), organismo que depende del Gobierno de la Ciudad a cargo de Antonio de Marco, no respeta los criterios de integralidad y construcción básicos”.

“Obras que están retrasadas hace más de 1 año, que no responden a un Plan integral de obra, que no se corresponden con la realidad de los vecinos y las vecinas y que nos dejaron por meses sin poder circular por las calles poniendo en riesgo, no solo la salud, sino la seguridad de los vecinos y vecinas que no fueron ni consultados ni tenidos en cuenta como lo indica nuestra ley (5.705/16). Las obras se hicieron mal desperdiciando fondos públicos que resultan del esfuerzo de todas y todos”, añadieron.

“La SSHI nunca respondió a nuestros pedidos de informe y numerosas denuncias sobre la falta de seguridad en las obras. La persona a cargo de la inspección (Brenda Ertini) no sabía responder sobre cuestiones básicas respecto a la forma de construcción y maltrataba a los vecinos que cuestionaban el accionar de la empresa. En el 2017 la SSHI licitó por 134 millones de pesos obras para el macizo que no concretó, y cuenta al día de hoy con el mismo monto para obras en el consolidado de nuestro barrio, obras que aún no han comenzado. Esta inversión debía responder a la demanda histórica de acceso a los servicios básicos y al compromiso del Gobierno de la Ciudad a través del IVC y la SSHI por la integralidad de la Re-urbanización de nuestro barrio”, expusieron.

“La empresa POSSE-KOPAR ha realizado pésimos trabajos en otras villas vecinas y es también responsable de que las propias hayan estado retrasadas y mal ejecutadas. Por éste motivo y debido a la lucha de los vecinos y vecinas es que se le rescindió el contrato, aunque hasta la fecha no han informado cuánto dinero se ha pagado por el trabajo mal hecho. Nada ni nadie nos garantiza el acceso a los servicios públicos, las pocas obras de infraestructura realizadas fueron mal ejecutadas y sin la correcta supervisión, no se garantizó que los vecinos y vecinas no padezcan dichas obras, el control por parte del Gobierno, el IVC y LA SSHI no existió”, precisan.

“Mientras tanto las obras de Vivienda Papa Francisco avanzan sobre Av. Fernando de la Cruz, obras que nos enorgullecerían sino fuera porque se cumple nuestra peor preocupación nos tapan: no hay simultaneidad de obras, la infraestructura del barrio, fundamental para que los vecinos y vecinas vivan mejor esta relegada y retrasan las mejoras de las viviendas que quedan en el macizo”, concluyeron.

El Poder Ejecutivo porteño expresa sobre el proyecto de ley para tomar deuda y financiar la urbanización de villas: “Comprende integración urbana, integración habitacional e integración socio-económica. Alcanza la conecfividad en términos de red de transporte público, espacio público, servicios culturales y turísticos; la construcción de viviendas nuevas, el mejoramiento de las actuales; la conexión a la red de servicios básicos; el desarrollo de habilidades de cada vecino en términos de educación y empleabilidad, entre otras acciones. Estos proyectos se desarrollarán esencialmente en los barrios Rodrigo Bueno, Playón de Chacarita y Villa 20, con intención de proveer soluciones habitacionales, desarrollo de infraestructura y generación de espacios públicos”.