Vecinos de Rodrigo Bueno temen no poder pagar los créditos hipotecarios tras la urbanización

Desde el Gobierno porteño indican que serán más económicos que los otorgados a cooperativas de vivienda.

Vecinos del barrio Rodrigo Bueno de Costanera Sur (Puerto Madero, Comuna 1) aseguran que temen no poder pagar los créditos hipotecarios para solventar la urbanización de este asentamiento, que lleva adelante el Instituto de Vivienda de la Ciudad de Buenos Aires (IVC), luego que una ley elaborada por el Poder Ejecutivo local fuera aprobada en la Legislatura porteña.

La urbanización fue discutida a fines de febrero entre vecinos, funcionarios del Ministerio Público de la Defensa porteño, autoridades de Ciudad en una audiencia celebrada en el Tribunal Superior de Justicia de la Capital Federal (TSJ).

Según la ley final, habrá casas que serán demolidas, se levantarán nuevas edificaciones, calles más anchas y espacios públicos y comunes. También se instalarán los servicios básicos tal como funcionan en los demás barrios porteños.

Hasta el momento no está calculado cuánto deberán pagar los vecinos por mes. No lo saben ni quienes permanecerán en sus inmuebles, ni quienes deban abandonarlos para ocupar nuevas construcciones.

Los vecinos ya habían manifestado este temor cuando se votó la segunda lectura de la norma en la Legislatura porteña. En ese entonces, el delegado de Rodrigo Bueno Marino Sosa había dicho que la ley garantiza “créditos a un interés del 0 al 4% con una fecha de 20 a 30 años”. Otro artículo de la ley explica que los créditos “asegurarán condiciones iguales o más beneficiosas que las establecidas en la Ley 341 (ideada para cooperativas de vivienda)”.

“Desde mi punto de vista, el problema central es que los vecinos, las ONG y nosotros vamos detrás de los hechos. Nunca tenemos la información antes para debatirla. Entendemos que el Gobierno está apurado porque quiere hacer rápido la obra; los vecinos también quieren tener un barrio formal, pero necesitan información para que la urbanización no se desvirtúe”, dijo a Clarín Horacio Corti, defensor general por el Ministerio Púlico de la Defensa porteño.

“Hay una ley de urbanización que se ignoró durante años. Los vecinos pasaron mucho tiempo reclamando y el Gobierno, mirando hacia otro lado. Pero hubo un cambio en la visión política sobre las villas y es vital seguir alentando este proceso. El Gobierno tiene que compartir información para que los vecinos tengan certidumbre”, sumó el funcionario.

Blanca Salvatierra, vecina de Rodrigo Bueno, analizó: “Para mí es impensado hacer frente al pago de un crédito, expensas e impuestos. Estamos pasando por momentos de mucha angustia, no sabemos qué puede pasar y tenemos miedo de perder lo poco que tenemos”.

“La participación de los vecinos es fundamental en el proyecto que venimos desarrollando desde hace algo más de un año. Empezamos a hablar con ellos, a escucharlos, y de a poco fuimos superando su desconfianza, que es comprensible. Así llegamos a este proyecto que busca mejorar su calidad de vida. También van a comprar sus viviendas con créditos blandos porque no se les está regalando nada y ellos no quieren que se les regale nada”, dijo Juan Maquieyra, presidente del IVC.