Vecinos celebraron el retiro de la estatua del “Bambino” Veira de un bar en Almagro

El grupo Adultos por los Derechos de la Infancia organizó un festejo en la plazoleta de Belgrano y Boedo.

Este sábado el grupo Adultxs por los Derechos de la Infancia realizó un encuentro en la Plazoleta de Belgrano y Boedo (Almagro, Comuna 5) para celebrar que un bar de la avenida Boedo al 400 decidió retirar la estatua de Héctor “Bambino” Veira que se exhibía en su vereda.

A Adultxs por los Derechos de la Infancia lo fundaron Silvia Roxana Piceda y Sebastián Cuattromo. Ambos son sobrevivientes de abuso sexual en la infancia.

Sebastián cuenta a este medio que cuando era niño sufrió abuso por parte de un docente en el Colegio Marianista del barrio de Caballito (Comuna 6). En 2012, 20 años después de lo ocurrido, logró llevarlo a juicio y que fuera condenado por corrupción de menores.

“Tal como hicimos este sábado con la comunidad de Boedo y Almagro, nos avocamos a la tarea de visibilizar y concientizar. Nos hacemos presentes en todo tipo de escenarios: centros culturales, espacios estatales, espacios públicos. Vamos a compartir nuestros testimonios. Abrimos al intercambio y la reflexión crítica. Una forma fundamental para luchar contra esta injusticia es que los sobrevivientes adultos demos cuenta con nuestros testimonios de lo que sufrimos, lo que luchamos, lo que construimos colectivamente”, dice Sebastián a Pura Ciudad.

“También compartimos que el delito de abuso sexual contra niños, niñas y adolescentes, según estadísticas de la Comunidad Europea, lo sufren uno de cada cinco. Hablamos de un delito y de una injusticia trasversal a la sociedad. Donde más sucede es en el ámbito intrafamiliar. Sucede en todas las clases sociales. La mayoría los agresores son progenitores, en un contexto de sociedad machista”, expone.

“De cada 1.000 abusos que hay, quedan impunes 999. Nos parece que esta cifra con su gran contundencia da cuenta de la enorme tarea colectiva que tenemos como sociedad si realmente queremos asumir esta historia y transformarla”, suma.

“Afortunadamente suceden hechos donde el abuso queda expuesto en la escena pública, como sucedió en las últimas semanas (en relación a la denuncia de Thelma Fardin contra Juan Darthés). También destacamos lo que pasó acá en avenida Boedo donde tuvieron que retirar una estatua del pedófilo Veira. La tuvieron que sacar por la masa crítica que se genera en nuestra sociedad que en este caso se tradujo en vecinas y vecinos de este barrio manifestando su desacuerdo y su rechazo. El dueño por suerte la retiró. Es un hecho simbólico muy positivo. Muestra el avance de la concientización colectiva contra esta injusticia”, concluye el cofundador de Adultxs por los Derechos de la Infancia.