Vecinos harán un festival e irán a la Justicia para evitar que Boca Juniors edifique en Casa Amarilla

Informaron que volverán a presentar un recurso de amparo para detener el avance del club sobre esas tierras públicas.

Informaron que volverán a presentar un recurso de amparo para detener el avance del club sobre esas tierras públicas.

Vecinos e instituciones del barrio porteño de La Boca informaron que volverán a recurrir a la justica, una vez terminada la feria judicial, y presentarán por segunda vez un recurso de amparo para que el Club Atlético Boca Juniors no enreje ni edifique en las tierras de Casa Amarilla, un conjunto de terrenos públicos ubicados en Blanes, Espinoza, Palos y Almirante Brown (32.000 metros cuadrados).

Así lo informaron durante una asamblea celebrada este miércoles al atardecer en los campitos de Casa Amarilla, uno de los pocos espacios verdes que hay en este barrio del sur porteño. Además, informaron que el domingo 28 de enero al mediodía harán un festival frente a la Bombonera en defensa del uso público de los terrenos.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través de la Corporación Sur, hizo un llamado a licitación pública para vender estas tierras de dominio estatal.

Se cuestionó que la licitación estuvo diseñada a medida del club: solo podían presentarse entidades con un capital de $100.000.000 que residían en la Comuna 4 hace más de 10 años. Ninguna institución de La Boca, Barracas, Parque Patricios y Nueva Pompeya contaba con este perfil y el interés por los terrenos.

En un principio, se dijo que el club quería hacer una nueva Bombonera sobre estas tierras. Iba a hacer un estadio más grande y con locales comerciales. Sin embargo, luego esta idea perdió entidad. El club de la ribera estudia ampliar el histórico estadio.

Sin embargo, la agrupación barrial La Boca Resiste y Propone, con asesoramiento del Observatorio del Derecho a la Ciudad, presentó un recurso de amparo. Pidieron la inconstitucionalidad y nulidad de la resolución que aprobó el llamado para la venta de los terrenos de Casa Amarilla. Afirmaron que una licitación de este tipo debía pasar primero por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y no por la Corporación Sur (artículo 82 de la Constitución porteña).

También citaban el Art. 6 de la Ley No 1.251, que faculta al Instituto de Vivienda de la Ciudad de Buenos Aires (IVC) a transferir al Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires aquellos bienes inmuebles que resulten necesarios para el desarrollo de la función pública (educacionales, de seguridad, o de salud). La ley N° 1.251 sólo autoriza que el IVC transfiera la propiedad de sus inmuebles al GCBA para cumplir fines educacionales, de seguridad o de salud. La ley valora que estos fines son los únicos de tal jerarquía para desafectar inmuebles destinados a garantizar el derecho a la vivienda adecuada de los habitantes de la Ciudad. El GCBA está destinando estos predios para que un privado desarrolle un plan integral orientado a cuestiones deportivas y comerciales. Cambiar el destino habitacional de estos predios no está cumpliendo con las condiciones que establece la ley N° 1.251.

Añadirán que los predios de Casa Amarilla también se encuentran en el marco de la ley N° 2.240 que declara la Emergencia Urbanística y Ambiental del Barrio de la Boca. Los amparistas decían que Ciudad vendió inmuebles de su propiedad necesarios para hacer cumplir esta ley.

La operación quedó suspendida por el amparo. El Juzgado en lo Contencioso Administrativo y Tributario de la Ciudad de Buenos Aires N° 24 a cargo del juez subrogante Guillermo Scheibler, tomó la decisión.

Sin embargo, al filo de la feria judicial de este año, la Cámara Contencioso Administrativa de la Ciudad de Buenos Aires remitió el expediente a otro Juzgado. Lo envió al Juzgado de Primera Instancia en lo Contencioso Administrativo y Tributario Nº 11, de la jueza Paola Cabezas Cescato.

De este modo, se declaró la nulidad de lo actuado por el juez subrogante Guillermo Scheibler.

Al enterarse de esta novedad judicial, el club alambró los terrenos de Casa Amarilla e instaló seguridad privada. A los pocos días, Boca Juniors envió un documento a sus socios donde informaba que en esas tierras iba a montar un parque multicultural. No se aclara si el acceso será a los socios o a los vecinos en general.

Según explica el club, el espacio repartirá 14.500 metros cuadrados descubiertos para la realización de deportes con 6 canchas de fútbol, una cancha de básquet, una pista de skate, circuitos aérobicos para ejercitar al aire libre y juegos para niños. También se estipula que otros 13.000 m2sean destinados para actividades culturales con talleres y ferias temporales y 1.100 m2 cubiertos con un gimnasio de rehabilitación, un museo, un paseo de artes y la biblioteca Juan Bautista Alberdi que tendrá 16.000 volúmenes disponibles.

Desde entonces, los vecinos de La Boca hicieron tres asambleas en los campitos de Blanes. La Boca Resiste y Propone afirmó sobre la situación: “Sobre finales del mes de Diciembre, a solo 6 días de inicio de la Feria Judicial, la Cámara anuló todo lo actuado por el Juez Scheibler argumentando que la causa le correspondía a otro juzgado. Esto de ninguna manera implica que los vecinos y vecinas no tengamos la razón sobre la ilegalidad de la venta, pero nos deja desprotegidos hasta tanto podamos presentar la nueva medida, de la que tenemos sobradas evidencias que dejan al descubierto la ilegalidad sobre la venta de los campitos”.

“La dirigencia del club no pierde un segundo y lleva adelante la acción de enrejar el predio que todos usamos, la intención del macrismo (tanto en el club como en la Ciudad) no es otra que la posibilidad de construcción de un estadio-shopping, por si la ampliación de La Bombonera fracasa por algún motivo y no la construcción de un predio deportivo, cultural y recreativo para los vecinos, vecinas y socixs de Boca. Siempre que el macrismo en Boca avanzó sobre terrenos públicos del barrio, lo hizo bajo la misma excusa de que serían para el disfrute de los vecinos y son sobradas las muestras de que esto jamás ocurrió, sino más bien todo lo contrario. Los vecinos nos encontramos cada vez más lejos de acceder a un club cuya dirigencia nos cierra las puertas y nos privatiza nuestros espacios y lo hacen en el tiempo de Feria Judicial, que es el tiempo oportuno para semejante atropello, por eso también hacemos responsable al poder judicial por abandonar el reclamo de los vecinos y vecinas”, añadieron.