Villa Lugano: Ciudad restaurará el Barrio Mugica, denunciado varias veces por problemas edilicios

Allí ubicaron a familias que vivían en la ribera del Riachuelo. Lo inició Sueños Compartidos y lo terminó una empresa privada con inspección del IVC.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires informó que invertirá $142.403.676 para restaurar el Barrio Mugica, ubicado en General Paz y Castañares, Villa Lugano (Comuna 8). Allí mudaron a cientos de familias que vivían a la vera del Riachuelo. En varias ocasiones se denunció una gran cantidad de problemas edilicios como riesgo de electrocución, filtraciones, ascensores inestables, entre otras situaciones.

El complejo Mugica lo inició en 2008 la Fundación Sueños Compartidos y luego, a partir de 2013, lo culminó la empresa privada SENTRA SA bajo la competencia del IVC (Instituto de la Vivienda de la Ciudad). Hay cerca de 780 viviendas repartidas en 12 módulos.

Durante la construcción hubo denuncias por trabajos mal hechos. La Auditoría General de la Ciudad en 2013 emitió un duro informe al respecto. En el presente las denuncias continúan. Los vecinos aseguran que hay paredes con electricidad, edificios sin ascensores o elevadores que andan mal y ponen en riesgo a la población.

Hace años que se reclama por esta situación. Hubo pedidos de informes en la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires y la Defensoría porteña participó en varias audiencias de mediación.

En conjunto los referentes del Movimiento Popular la Dignidad en el Barrio Padre Mugica y los técnicos del Observatorio del Derecho a la Ciudad (ODC) han realizado un informe técnico sobre las condiciones actuales en las que se encuentra el Barrio Padre Mugica.

“A las familias las relocalizaron sin tener escritura, planos. Es difícil chequear con qué materiales fueron construidos porque no hay planes de obra. No hay información catastral. No funcionan los consorcios. Imaginen 700 viviendas funcionando sin tener consorcios”, dijo el abogado Jonatan Baldiviezo del ODC.

En este complejo fueron reubicadas familias que antes vivían en la Villa 21 – 24, en el asentamiento Magaldi, en la Villa 26, Villa Cartón de Villa Soldati, Villa INTA. Fue por el fallo de la histórica Causa Mendoza, donde la Corte Suprema de Justicia de la Nación obligó a Nación y Ciudad a que no haya gente viviendo en la ribera del Riachuelo.

A fines del año pasado el Gobierno porteño mudó a familias de la Villa 26. El compromiso de gestión es que no haya gente en las márgenes antes que termine 2019.