Villa Lugano: Ciudad ya demolió cinco pisos del Elefante Blanco

El Gobierno porteño instalará allí el Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat. Los operarios, en total, tienen que procesar 40.000 metros cúbicos de escombros.

El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires ya demolió en forma artesanal (sin explosiones) cinco pisos del Elefante Blanco, un histórico hospital abandonado de Villa Lugano (Ciudad Oculta, Comuna 8), donde se emplazará la futura sede del Ministerio de Desarrollo Humano y Hábitat, a cargo de Guadalupe Tagliaferri. En junio de 2019 estaría lista y se mudarían allí 1.300 trabajadores públicos.

Los operarios demuelen entre 2.800 y 3.000 metros cuadrados por piso. Cuando terminen las obras, habrán trabajado sobre 40.000 metros cuadrados de escombros.

La obra está a cargo del Ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte, dirigido por Franco Moccia. Se invertirán más de $475.000.000. Los cuatro edificios que hoy utiliza el ministerio dirigido por Tagliaferri dejarán de ser alquilados o se venderán para costear las obras en el Elefante Blanco.

El futuro edificio tendrá una superficie total de 21.000 metros cuadrados. Habrá una terraza verde a donde podrán acceder los vecinos, un espacio para realizar actividades culturales y una sucursal del Banco Ciudad.

“Parte de lo que se está hablando con los vecinos es saber qué registro quieren que quede del Elefante Blanco, la huella del edificio. Podría ser la marca de los cimientos, un sector con fotos y recuerdos o quizás nada”, dijo a La Nación la ministra de Desarrollo Social y Hábitat, Guadalupe Tagliaferri.

“Pensábamos que no querían demolerlo y cuando hicimos el estudio antropológico en el barrio la gente nos decía que esto era ‘el abandono, la desidia, la suciedad, las ratas, las enfermedades’. No había un sentido de pertenencia que defina al barrio en forma positiva, sino de manera negativa”, agregó.

El Elefante Blanco estuvo ocupado por casi 200 familias. En su época final había 75 en la lindera Manzana 27 Bis. Dejaron el inmueble tras un acuerdo con el Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC), que se comprometió a darles una solución habitacional definitiva.

El Ministerio Público de la Defensa y la jueza Elena Liberatori supervisaron las negociaciones entre las familias y el Gobierno porteño.