Ciudad anunció una profunda reforma del Nodo Obelisco que conecta las líneas B, C y D

Habrá un acceso por la calle Sarmiento, entre Suipacha y Esmeralda. Se proyecta un nuevo pasillo para vincular las tres líneas. Se ensancharán los andenes.

El jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta, informó que la administración porteña renovará el Nodo Obelisco, a la altura del cruce de las avenidas 9 de Julio y Corrientes (Comuna 1). Reúne las estaciones de subte Carlos Pellegrini (Línea B), Diagonal Norte (Línea C) y 9 de Julio (Línea D). Circulan 310.000 pasajeros por día. También se implementará un moderno sistema de señalamiento en la Línea D. Ambos trabajos se harán gracias a un préstamo del Banco Europeo de Inversiones (BEI) por U$S104.000.000.

Según fuentes oficiales, tras las obras habrá un nuevo túnel que correrá debajo de la calle Sarmiento, entre Suipacha y Esmeralda, que tendrá empalmes con el andén Catedral de la Línea D y el andén Constitución de la Línea C.

También se hará un acceso sobre la calle Sarmiento, entre Suipacha y Esmeralda, que ampliará los espacios de combinación y evacuación. Además, permitirá que personas con movilidad reducida accedan a la estación Diagonal Norte de la Línea C y al andén norte de la estación 9 de Julio de la Línea D.

Se proyecta un nuevo pasillo para realizar el trasbordo desde la Línea D a las Líneas B y C.

El Gobierno porteño informó que se hará la ampliación de los andenes de las estaciones 9 de Julio hacia Catedral (Línea D) y Diagonal Norte en ambos sentidos (Línea C). Además, se incorporarán nuevas escaleras fijas, mecánicas y ascensores para mejorar la accesibilidad.

En la Línea D se va a implementar un moderno sistema de señalamiento que permite el máximo acercamiento entre formaciones de una manera segura.

Este sistema, llamado CBTC, ya funciona en la Línea H y se está instalando en la Línea C. Además, se van a incorporar a la flota 26 formaciones Alstom.

Dentro de este mismo plan, las obras de potencia se van a llevar adelante para abastecer una mayor demanda de energía. De esta manera, se va a reducir el intervalo entre formaciones y el tiempo de espera en la estación.

Para llevar a cabo estos trabajos, se van a cerrar progresivamente los cuatro accesos de las líneas C y D sobre la Av. Roque Sáenz Peña. Todos los accesos restantes van a seguir habilitados para el uso diario.

Antes, el Gobierno de la Ciudad y el de Nación habían anunciado que este Nodo Obelisco iba a ser cabecera de la Red de Expresos Regionales (RER), que era un ambicioso proyecto para vincular trenes metropolitanos y subtes porteños. Por su costo y complejidad, las licitaciones públicas quedaron suspendidas.

Asistieron al acto de anuncio el vicejefe de Gobierno y ministro de Seguridad porteño, Diego Santilli; el jefe de Gabinete, Felipe Miguel; el ministro de Desarrollo Urbano y Transporte, Franco Moccia; el ministro de Economía y Finanzas, Martín Mura, y el presidente de SBASE, Eduardo De Montmollin.

Por su parte, Moccia precisó que este proyecto conlleva “una inversión de casi 150 millones de dólares que va a permitir llevar a la Línea D, que hoy transporta a casi 300.000 personas por día, a 500.000”.

Para alcanzar este objetivo, el ministro explicó que sumarán 26 trenes “todos con aire acondicionado, con tecnología de primer nivel”.

“Vamos a lograr que el viaje desde Núñez a Catedral, que hoy dura 26 minutos, pase a durar 22. Esos cuatro minutos, para alguien que viaja todos los días dos veces, equivalen casi a medio día de trabajo en un mes”, agregó Moccia.