gas

Aumento del gas: el Gobierno nacional propuso fuertes subas hasta abril y luego habrá un nuevo esquema

El secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, señaló que se busca "garantizar el consumo básico energético a todos los usuarios".

Publicado el 8 de enero de 2024|
Compartir

El secretario de Energía, Eduardo Rodríguez Chirillo, señaló este lunes durante la Audiencia Pública del Ente Nacional Regulador del Gas (Enargas) que el Gobierno nacional planea reducir un 33% los subsidios para las tarifas de gas de febrero, marzo y abril. Desde entonces aplicará un nuevo sistema con subsidios a los “sectores vulnerables” y una Canasta Básica Energética para todos los usuarios basada en los ingresos familiares totales. También se aplicará en la tarifa de la luz.

El objetivo es lograr en equilibrio fiscal para este año. Por eso, el secretario destacó que el DNU 70/2023 de Javier Milei haya declarado la emergencia energética en el país.

Rodríguez Chirilo aseguró que hoy los usuarios pagan el 17,5% del costo de producción del gas: “El 82,5% restante lo pagan todos los ciudadanos, tengan o no suministro a través del presupuesto nacional que se traduce en menores jubilaciones, menor presupuesto para la salud, la educación y mayores impuestos”. Por eso, “se propone el traslado gradual total del componente de precio de gas PIST (Punto de Ingreso al Sistema de Transporte) de las tarifas finales para la readecuación readecuación progresiva de subsidios”.

Durante el encuentro virtual junto a las empresas distribuidoras y transportadoras de gas de todo el país, el secretario dijo que el Gobierno nacional se propone “garantizar el consumo básico energético a todos los usuarios” y que la actual segmentación tarifaria se mantendrá hasta abril, momento en que empezará a regir un nuevo sistema.

La segmentación actual divide a los usuarios en tres tipos en base a la Canasta Básica Total (CBT) del Indec: están los usuarios N1 (ingresos altos) que pagan tarifa plena por tener un ingreso mayor a 3,5 CBT; los N2 (ingresos bajos) con tarifa social y N3 (ingresos medios) con un subsidio de hasta 400 KWH (electricidad) y, excedido ese tope, deben pagar el excedente en forma plena.

El funcionario dijo que esta segmentación “si bien intentó eliminar subisidios escandalosos, por asignarlos a ciudadanos de mayores ingresos, lejos estuvo de tener un diseño adecuado para aquellos que realmente lo necesitan”.

Por eso, habló de implementar una Canasta Básica Energética para “determinar los ingresos del grupo conviviente” para cubrir “necesidades básicas de las personas con distintos tipos de consumo en las zonas del país”.

Esta canasta se determinará en una cantidad de metros cúbicos para el gas y kilovatios-horas al mes para la electricidad. Sería el máximo de lo que se considera subsidiable por parte del Gobierno nacional.

El secretario de Energía explicó que “el subsidio será a la situaciones de vulnerabilidad”. La propuesta oficial apunta a otorgar asistencia cuando el precio de la canasta básica energética supere al porcentaje de ingresos totales del grupo familiar conviviente.

Según el asesor del Ministerio de Economía y exintegrante de la consultora Anker Latinoamérica de Luis Caputo, Martín Vauthier, en el presente los subsidios a la energía representan el 1,5% del Producto Bruto Interno (PBI) o la mitad del déficit fiscal primario.

En 2019 representaban un punto del PBI, en 2020 pasaron al 1,8 y luego llegaron a dos puntos, para bajar un 0,5 tras la implementación de la segmentación de las tarifas ahora vigente.

Compartir



Otras personas están leyendo