centro

Foto: La Nación

Restauran un histórico edificio del centro porteño que alojará a la iglesia de la Cienciología

Antaño alojó a la Societá Unióne Operai Italiani (SUOI).

Publicado el 29 de enero de 2024|
Compartir

La Iglesia de la Cienciología (Church of Scientology) de Argentina adquirió y restaura el edificio Societá Unióne Operai Italiani (SUOI) ubicado en Sarmiento 1374, fundado en 1874. Cuenta con una fachada diseñada por el icónico arquitecto Virginio Colombo. Estiman que la puesta en valor superará los U$S7.000.000, sumado al U$S1.500.000 que costó adquirir la propiedad.

En esta fase inicial, se trabaja en la renovación de las cubiertas e impermeabilización de muros para salvaguardar el edificio y evitar filtraciones de agua.

La SUOI fue la tercera sociedad italiana en establecerse en el país y fue promotora de escuelas gratuitas en italiano para niñas. Alojó una casa de renta y funcionó allí un área escolar. Contaba con salones llenos de ornamentaciones y obras de arte. En su época fue frecuentado por presidentes como Julio Argentino Roca y Juan Domingo Perón.

Durante el siglo XX fue un lugar donde se realizaron eventos y hasta hubo una escuela primaria. En los años noventa cerró sus puertas, luego de un largo deterioro de la sociedad italiana que administraba el inmueble. Es más, el lugar sufrió un incendio que dañó parte de su salón principal, aparte de haber sufrido numerosas intrusiones y robos de patrimonio original. Hace dos décadas se puso a la venta, pero recién en 2011 la iglesia lo adquirió por U$S1.500.000. En 2006 había inaugurado su primera sede en Ayacucho y Santa Fe.

El proyecto tuvo el primer visto bueno en 2014, debido a que es un edificio con protección patrimonial. Luego, por una cuestión de fondos, la propuesta mutó y se redujo la cantidad de metros cuadrados a intervenir. En el medio estuvo la pandemia y el último permiso oficial se emitió en 2022, que dio paso al proceso de restauración actual.

Gustavo Libardi, presidente local de la Iglesia de Scientology, aseguró ante La Nación: “Lo compramos porque, como me dijo una vez un inmobiliario, la gente se enamora de los edificios como de un novio. No hay mucha lógica, o te gusta o no”. En particular, lo que más atrajo a la Iglesia fue el valor patrimonial. “Somos conscientes de los desafíos que implica, pero tras múltiples deliberaciones con la organización internacional, que envió representantes desde Los Ángeles para evaluar el edificio y su ubicación, decidimos adquirirlo”, recuerda Libardi.

“En parte estamos devolviendo algo a la ciudad, además de que también nos beneficia a nosotros. No es el primer edificio histórico que Scientology compra en el mundo. Al contrario de lo que algunos dicen, queremos que nos conozcan y queremos transmitir lo que creemos. Un edificio como éste cumple con estos requisitos, ya que va a ser atractivo para mucha gente que va a venir a conocerlo”, señala el presidente del culto en Argentina.

Por su parte, Guillermo Andrés Spagnuolo, el arquitecto a cargo del proyecto, aseguró: “Ni siquiera pudimos comenzar con la restauración porque estamos en la fase de consolidación del edificio”. Es el lugar más deteriorado en el que trabajé, y eso que participe en la restauración de edificios incendiados como el Palacio Municipal, o el ex Buenos Aires Design, donde en su momento se había derrumbado todo el muro sobre la calle Azcuénaga”, sumó.

“Estamos inmersos en un minucioso procedimiento de adaptación y consolidación del edificio, utilizando técnicas y materiales originales, muchas veces importados. Hasta el momento, las tareas de restauración se concentraron en la fachada, la mansarda (el distintivo techo que corona la fachada) y una lucarna ubicada en el patio trasero, detrás del salón”, resaltó.

 

Compartir



Otras personas están leyendo